Es un viejo truco, una cámara y dos modelos mostrando las tetas en la calle. ¡Nada podía salir mal! Samantha Gradoville y Flavia Lucini haciendo un topless mientras Lui Magazine intenta posicionar su nombre como una revista de prestigio. El resultado ya lo sabemos, que aunque nos quieran vender el glamour de una revista digital, siempre iremos por las fotos. Porque sabemos que realmente no están paseando desprevenidas, no nos pueden engañar, sabemos que todo fue deliberadamente preparado para que recordemos el nombre de Lui, pero en nuestra cabeza sobre resuena una cosa: tetas.

Ya en este punto del siglo no importa si es la primera vez que escuchas de estas chicas, si yo te digo que son modelos debes creerme, debes tener la seguridad que es asi y que no importa si miento, porque en el momento que empiezas a indagar sobre la veracidad de lo que yo puedo decir, te verás envuelto entre pasarelas y trajes de invierno que resultarían crónicamente perjudicial para tu masculinidad. Es por tu bien, créeme.

Lo importante es lo evidente y es que estamos frente a dos chicas afortunadas genéticamente y que han hecho alguno de esos desfiles de ropa interior de la marca que todo el mundo conoce pero que nadie compra porque solo en África están tan delgadas como para usarla pero son demasiado pobres para tenerlas. Y que el negocio aquí no sé cuál puede ser pero si puedo asegurar que yo pasare un buen rato mirando a estas chicas mostrando sus chichis, aunque sean pequeñas y desabridas.

Más celebridades y modelos