Juzgar un libro por la portada es bueno, te facilita todo y si Lissy Cunningham soporta el dolor de tener aretes en los pezones de sus tetas yo quiero pensar que soporta cualquier otra perforación. La que sea, así que según mi hipótesis esta modelo es una ardiente rubia que acepta el sexo en cualquiera de sus expresiones. Ciertamente es una valoración frívola y vacía, pero así es el mundo de las glamour models, no lo he inventado yo.

Pero debemos reconocer que hay algo en esta británica que pone a más de uno a pensar en romance, es de esas chicas que quieres ver sirviéndote el desayuno luego de haber pasado la noche con ella obviamente. Debe ser su mirada que cautiva un poco cuando estamos un rato observando sus desnudos, o tal vez el juego que hace con su sonrisa tierna enmarcada en su rostro. Puede ser un juego de ambas. Lo cierto es que pocas modelos dejan esa sensación en sus fotos.

Además hay que admitir que Lissy es muy femenina, su delicadeza y la forma como caen sus pechos naturales nos hace sentir ternura y ganas de ser amoroso con su cuerpo, tal vez por eso cada vez que la británica suelta sus tetas para internet salimos todos los babosos a regocijarnos en su belleza, es una de esas chicas que hace siempre lo mismo pero nosotros lo miramos con ojos diferentes cada vez.

Más celebridades y modelos