La mundialmente conocida conejita de Playboy Lindsey Pelas termina su etapa como Cybergirl y ahora se dedica a vender calendarios propios. Obviamente todo se trata de sus enormes tetas. Sus tetas gigantes casi que se salen de la pantalla o donde sea que vayas a poner ese calendario y es la única razón por la que alguien compraría algo así.

Yo compraría los enormes senos de Lindsey Pelas. Le pondría nombre a cada uno y ropa diferente y así espero que desarrollen personalidad propia cada uno de ellos. Luego veremos que hace mejor cada uno y en que se destacan más.

Porque si los miras bien parece que tuvieran viva propia. Es como si no fuera ella quien los lleva sino ellos la llevan a ella. Y si es así se puede decir que la han llevado por un buen camino hasta ahora. Un hermoso camino mejor dicho.

Nótese que cada vez que alguien dice el nombre de la modelo, sus pechos aumentan un milímetro. Puedes comprobar mi teoría con cada foto que saca y veras que no miento. Y la prueba definitiva para saber que esto es verdad es que sencillamente yo no miento. ¡Nunca!

Aunque su rostro también es muy hermoso, yo diría que si tenemos que darle puntos del 1 al 10 yo le daría 20. Porque soy realista, una chica como ella solo la puedo tener cerca desde el monitor del computador o la pantalla de mi móvil. De resto tendría decenas de policías lanzándose sobre mí y leyéndome mis derechos.

Así que dejen de ser tan exigentes y admitan que vemos estas bellezas porque realmente es la única forma que podríamos tener acceso a una hermosa criatura como ella. Así que agradezcan que todo lo que los rodea y compartan el enlace, no sean unos putos egoístas.