Ana Braga se quiere convertir en la reina de las transparencias. Sus tetas reflejadas por sobre la malla de su atuendo hacen que el chiste sea divertido. Esta es una práctica común en Ana Braga cada vez que desea mostrarnos sus tetas por alguna razón. Aunque no necesitamos ninguna razón específica para ver a esta señora de 35 años desnuda.

Sabemos que hay más cirugía y Photoshop en el camino que otra cosa. Pero así es la vida, una ilusión, solo vemos la forma como se refleja la luz sobre la materia y nuestro cerebro interpreta formas. Así mismo pasa cada vez que la brasileña se hace la que esta infraganti mientras un acosador con una cámara réflex que nadie nota le saca fotos con perfectos ángulos y buena iluminación.

Al final del día, hacernos los tontos nos sienta bien. Eso de que la ignorancia es felicidad nos calza como un dedo en el orto. Porque si nos ponemos a profundizar en todas las cosas terminaremos con derrame cerebral. Y eso no es atractivo para las chicas. Anteriormente la misma celebridad andaba en la playa con una camiseta blanca que convenientemente mojo cuando un paparazzi pasaba por su lado y este saco unas fascinantes fotos. Pero como dije, todo es casual.

Más celebridades y modelos