Selfies mostrando un hermoso rostro, cabello rubio y un grandiosamente perfecto culo pornográfico son las herramientas que ha usado Amanda Lee para convertirse en una InstaStar con más de 10 millones de seguidores. Y diríamos que todo esto responde a la necesidad de la sociedad de tener un cuerpo más atractivo y vivir una vida más saludable, pero destruiré esa teoría y escupiré en la cara de todos los marketeros poniendo en evidencia que aquí todo tiene que ver con la pornografia. Ni mas, ni menos.

Desde hace algunos años la industria del cine para adultos ha dictado cátedra de marketing de forma silente pero abriendo paso a lo que conocemos hoy como branding. De la misma forma que lo hizo la Unión Soviética anteriormente.

Básicamente se puede decir que todas las reglas de ventas y promoción que se usan hoy nacieron de la industria del cine para adultos. Usadas y probadas en ese medio. Lo primero que tenemos que ver aquí es el nombre de esta chica, que obviamente es un nombre artístico y que por casualidad su apellido es “Lee”, que para dar forma a la idea los invito a buscarlo en Google junto con el término “XXX”.

Más de 30 millones de resultados dejaran claro que han sido muchas a lo largo de la historia de Internet las actrices porno que han usado ese apellido. Y es simplemente porque nuestro cerebro lo relaciona con sexo. Nombres como: Jenna, Lyn, Lee y muchos otros son asociados rápidamente con pornografia. Además, estos nos ilustran rápidamente dos estereotipos: rubias y asiáticas. Que si investigamos un poco notaremos que son las fijaciones más comunes en el mundo. Entonces, ¿es casualidad que su apellido sea Lee?

Pero seguimos con su nombre, el cual se lee y se pronuncia de la misma forma bien sea en español o inglés. Tambien es facil de recordar y pronunciar. Además, si eres hombre sabras que jamas le pondrias ese nombre a una hija, no sabrías explicar por qué pero si sabes que no lo harías. Pero todo lo del nombre sería inútil si no sacas provecho de una imagen que saque ese livido sexual oculto, y el cabello rubio logra ese efecto.

Pero no es simplemente un color de cabello inocente, se trata de emular una imagen muy conocida por el mundo: Jenna Jameson. O anteriormente Nikki Tyler. O Ginger Lynn. Y así puedo seguir atrás en el tiempo demostrando que rubia, cabello largo, ojos azules y rostro de chica tonta es un estereotipo que creo y explotó la industria del porno desde antes de los 80’s.

Pero todo queda claro con Amanda Lee cuando miramos sus fotos. Si yo tomara alguna de ellas, la que sea y le coloco debajo el logo de Bangbross o Brazzer, nadie dudaría que se trata de una actriz porno. No importa que no este desnuda, su aspecto es intencionalmente el de una actriz porno. Y la razón espero no tener que explicarla.

Amanda Lee simplemente aprovecho algo que funciona y que ha llevado años crear por personas que son consideradas pervertidos inmorales, pero que detrás de bambalinas han creado las reglas de marketing que hoy en dia usan grandes marcas. Pero eso, a nadie le interesa realmente y jamas recibiran el crédito por lo que han hecho por el mundo. ¿Ya vieron que no solo soy un pervertido que comparte fotos en internet?

Más celebridades y modelos